UN POCO DE HISTORIA

_tgo5534Comencé mi vida profesional allá por el año 1987 como freganchín, en un restaurante del muelle de los Mármoles en mi Arrecife natal.

En aquel tiempo mi hermano Alexis me llevaba en su moto los fines de semana después del colegio, aunque aquello duró poco ya que en el año 1988 dejé mis estudios para trabajar ya A jornada completa en el hotel San Antonio como ayudante de camarero influido por D. Miguel Rodriguez, mi padrastro,quizás la persona que más influyó en mi vida y la que me acercó a este mundo, inducido por la experiencia que el mismo me “inyectaba” a través de sus conocimientos. En aquella época Miguel era el director de Comidas y Bebidas (F&B) del Hotel.

Allí aprendí cosas buenas y malas de esta profesión.

Aproveché las buenas.

Corría el año 1989 cuando salté por primera vez de profesión y me dediqué a trabajar como botones en el hotel Lanzarote Palace, en aquella época propiedad de Iberotel, en la actualidad todavía tengo amigos míos trabajando allí,

Gracias al dinero que ahorré en este trabajo pude permitirme viajar a Inglaterra y pasar allí uno de los mejores años de mi vida donde volví a trabajar como camarero, (Silver Waiter), en el Chatsworth Hotel y también en un restaurante español llamado Capricho que todavía hoy sigue en funcionamiento.

Ya de vuelta a España para cumplir con mis obligaciones con el Servicio Militar volví al Iberotel Palace esta vez como camarero, muy poco, lo suficiente para reunir un poco de dinero antes de hacer la mili.

Una vez cumplí mi año de servicios, empecé a trabajar en uno de los mejores restaurantes de la isla, la Marisquería “Casa Soto”, donde aprendí a tratar con el cliente más selecto de la Isla. Después de Casa Soto trabajé el “Journal Café” , en realidad no sé como paré allí pero lo cierto es que estuve un mes nada más y si algo aprendí allí fue a no gustarme determinadas cosas en mi trabajo, (me iba gustando más mi profesión).

En esa época (1993) iba buscando aprender a trabajar en diferentes tipos de restaurantes y encontré plaza en un mejicano llamado “El Charro”, quizás el primer restaurante de este tipo en Lanzarote y que funcionaba muy bien y al que acudían unos clientes muy buenos en aquella época, tanto turistas como residentes.

Después de mi experiencia en el Charro ingresé en las plantilla de “El Especiero” un restaurante que se dedicaba a hacer una hostelería más cuidada, donde el servicio de sala era muy importante.

Allí fue donde tuve mi primer contacto con los platos flambeados y trinchados en mesa. También allí conocí a mis amigos Perdomo y León, dos personas que aún hoy influyen de manera importante en mi profesión, ya que de ellos aprendí muy buenas formas.

Seguí con Lani´s Italiano, un restaurante espectacular en su época, continué en el Sitting-Bull un grill en el que por primera vez comencé a tener poder de decisión en algunas cosas. Después volví a Lani´s , esta vez al Lani´s Pizza de 2º maître donde pasé dos años de mi vida. Más tarde en el ´98 acepté la responsabilidad de dirigir mi primer restaurante, fue la Cabaña en Puerto del Carmen donde organizaba exposiciones de Arte desarrollaba algunas de las cosas que había aprendido con anterioridad.

En este restaurante coincidí con Don Luis Pachón, uno de los mejores jefe de cocina que había conocido. Él me descubrió los restaurantes de “alta cocina “, y fue gracias a él el que me interesara por este tipo de restaurantes.

Y soñando soñando intenté ingresar en uno de ellos como camarero y al cabo de dos años de intentos lo logré.

Había conseguido un trabajo en el laureado El Bulli en Gerona, de modo que me puse manos a la obra e hice las maletas.

Una vez allí descubrí lo que era trabajar todo el día sin parar, y además que me gustase. Un mundo nuevo para mí que me ha valido de mucho y del cual guardo muchos e intensos momentos de superación contra lo duro de esta profesión.

Al terminar la temporada en el Bulli tenía que decidir que hacer y tomé la decisión de volver a Lanzarote y comenzar de nuevo.

Conseguí trabajo con Pepe Rodríguez en su restaurante “Colón” al cual dediqué cuatro meses, después me trasladaron al otro restaurante de la empresa, el Colón de playa de los Pocillos en el cual estuve dos meses más. A continuación volví como 2º maître al restaurante Lani´s Pizza aguardando la promesa de su propietario para dirigir un nuevo restaurante en Puerto Calero que se iba a llamar Lani´s Grill del Puerto y en el cual después de un año de espera conseguí inaugurar con Don Luis Pachón como jefe de cocina.

La verdad es que disfruté mucho trabajando en este restaurante ya que me dí a conocer y pude poner en práctica distintos eventos dirigidos a aquellas personas interesadas en el mundo de la gastronomía y vinos. Aquí estuve dos años más hasta que decidí abandonar la profesión de camarero por una bonita causa, la llegada de mi primer hijo.

Ésta sin duda fue una difícil decisión que provocó mi incursión en un mundo que hasta el momento sólo había visto de lejos: la venta de vinos.

Al principio resultó bastante duro pero según pasaba el tiempo me iba involucrando más y más hasta el punto de organizar presentaciones de mis vinos, catas, elaboración de menús para otros restaurantes etc. , tanto me introduje en este trabajo que me indignaba mucho con lo que algunos de mis clientes hacían en sus negocios, esto creó en mí el deseo de volver a la profesión e intentar montar un negocio por mi cuenta, con la ayuda de dos socios,  así que al cabo de dos años con la distribuidora logré en 2006 crear mi sueño … Lilium.

 

Los comienzos fueron duros.

Nos instalamos en Tias en un antiguo local…